En estos tiempos donde prácticamente todo se encuentra en el Internet, hemos comprendido que publicitar nuestra empresa o negocio en la web ya no es un lujo, se ha convertido en una necesidad, nuestra competencia ya lo está haciendo y hemos tomado la decisión de hacerlo nosotros también para posicionar nuestra marca y estar más al alcance de las necesidades de nuestros clientes potenciales.

Desafortundamente se están dando casos de estafas o prácticas inadecuadas por parte de algunas agencias que ofrecen los servicios de desarrollo web.

 En esta publicación te daremos algunos consejos que pueden ayudar a protegerte al momento de tomar la decisión de encargar el desarrollo de tu página web con un proveedor.

Fraudes-paginas-web

1. Trata de comprar tu nombre de dominio de manera independiente al hosting

Actualmente, la mayoría de proveedores de Internet te venden un paquete donde te ofrecen de forma gratuita el nombre de dominio al hacer la contratación del hosting.

Debes tener mucho cuidado con este tipo de “ofertas” pues puedes ser víctima de las siguientes situaciones:

1. La «oferta» de nombre de dominio gratuito es vigente únicamente por 1 año, a partir del segundo año generalmente lo tendrás que pagar, en ocasiones más caro que el valor promedio del mercado.

2. El proveedor puede no registrar el nombre de dominio a tu nombre. Recuerda, el nombre de dominio es una parte muy importante de tu marca, por lo que debe estar siempre bajo tu administración.

Desafortunadamente cada vez se ven más casos de abusos donde los registrantes exigen a los verdaderos dueños del dominio cantidades de dinero exorbitantes por regresarles el control de su dominio.

Recomendamos que el proceso de compra del nombre de dominio lo vigiles minuciosamente, de ser posible contrátalo a tu nombre, ligándolo a tus cuentas de correo electrónico.

Algunos sitios web donde puedes comprar tu nombre de dominio son Akky y GoDaddy. 

Las contrataciones son por periodos anuales y puedes contratar la vigencia desde 1 a 10 años.

 

2. El desarrollo de tu página web debe ser con licencias de plantillas legales

Es muy común que las páginas web se desarrollen con tecnologías como Joomla o WordPress. Estos sistemas tienen una gran variedad de plantillas visuales, unas distribuidas de forma gratuita (debes conservar el link hacia la página del autor de la plantilla) y otras exigen el pago de una licencia para poder utilizarse.

Debes asegurarte que la plantilla que seleccionen para hacer tu sitio web, haya sido adquirida legalmente en caso que hayas optado por una plantilla premium.

Exígele a quien te vaya a construir tu página web que te demuestre la procedencia de la plantilla, y si es posible solicítale que te asesore para adquirirla tú mismo, existen plantillas de muy buena calidad que no cuestan más de $50.00 USD, pago único.

Así tendrás la tranquilidad de que estás construyendo un sitio web legalmente y además obtendrás soporte especializado para tu sitio web en caso de que se presente algún problema con la instalación y configuración de la plantilla.

 

3. Desconfía de los paquetes extremadamente baratos

Cuando te encuentres ante una promoción de desarrollos de páginas web muy atractiva toma tus precauciones, no olvides leer las letras chiquitas y preguntar todas las condiciones del servicio antes de contratar.
Generalmente ese tipo de ofertas te atraen con precios muy bajos al principio, pero a partir del segundo año suben al precio real. También puede ser que ese costo, sea un pago recurrente que debas pagar de forma permanente.
Recuerda, es recomendable hacer una única inversión desde el principio, así evitarás quedar atado a un proveedor.

 

4. Tú pagas, es tu página

Asegura por escrito que al final del proyecto, el desarrollador de tu página web te debe entregar todos los accesos de administrador hacia los sistemas que ha creado.

Además deben acordar ambas partes que la página web y todo su contenido te pertenecen.

 

5. Papelito habla

Siempre asegúrate de que se firme un contrato de servicios entre tu empresa y el proveedor del desarrollo de tu página web, acordando fechas de entrega, montos, alcances del proyecto, y responsabilidades de ambas partes, esto ahorra muchos dolores de cabeza.